Nuestros deseos

Por mucho que la ciencia haya avanzado para prolongar la expectativa de vida, el tiempo que pudiéramos llegar a permanecer en este mundo sigue siendo bastante escaso para realizar todo lo que soñamos.

Obviamente, según cómo se viva, nuestra permanencia nos parecerá más larga o más corta.

Lo importante es tratar de que nuestra vida sea lo más agradable posible. Pero hay algo en la naturaleza humana que se empeña en complicarla. No nos basta tener que padecer situaciones originadas por factores sobre los que no tenemos ningún control, también agregamos padecimientos de nuestra propia autoría.

Tenemos libre albedrío. Eso nos compromete con nosotros mismos.

Según tomemos ciertas decisiones, nuestra vida puede resultar de una u otra manera. Vivimos en sociedades que nos empujan a actuar según criterios dictados no se sabe por quién, pero que no siempre están acordes a nuestros deseos.

Y la clave para encontrar el equilibrio que nos permita vivir una vida agradable, está en satisfacer nuestros deseos, no los de los demás.

Karina Orozco

Aquí puedes comentar

%d bloggers like this: