La fiel compañera

 

Karina, su sonrisa y su “bici”. Una imagen que se convirtió en su sello personal. Una bicicleta viejita con muchas historias, la que ella adoraba y disfrutaba. No quería una nueva.

“…Esta bicicleta, junto a la tuya, forman parte de nuestras aventuras, anda bien, y no llama la atención. La dejo en cualquier lugar y no va a tentar a nadie. Si alguien se la lleva, será porque la necesita mucho, como en la película Ladrón de bicicletas…”.

Toda una declaración de principios. Una manera de ser y de vivir. Imposible no amar a este ángel.

 

 

2 thoughts on “La fiel compañera

Aquí puedes comentar

%d bloggers like this: