365 días… y sus noches

No quiero empañar tu sonrisa con mis lágrimas. Prefiero escribirte esto…

 

Cuando estabas y ahora que estás

Cuando estabas, eras suave brisa de primavera

perfumabas mi vida con tu sonrisa,

mariposa alegre jugando a volar.

 

Ahora que el frío congela mi alma,

tu energía es mi fuego

y estás más que nunca,

aunque tus dulces labios no pueda besar.

 

El ángel terminó su misión

Aquí puedes comentar

%d bloggers like this: